26.5.17

Cto. Madrid Carreras de Montaña 17.05.21

Últimamente se repite el circuito: Cercedilla. Y en cuanto llegaron las primeras rampas de montaña y me vi andando ya me di cuenta que mi carrera no iba a ser parecida a la de otros años. Mis dos colegas se me iban y yo no tenía fuerza para seguirlos.
La semana de entrenamientos había sido intensa, así que era previsible llegar cargadito. Y el monte no perdona. Los 13,750 km de carrera, pues, se me hicieron muy largos. Pronto regulé a un ritmo de supervivencia para al menos disfrutar un poco, a falta de competitividad.
Con todo quedé 3º de mi categoría, una preciosa y contundente medalla de bronce nunca menospreciable en un campeonato provincial. A seguir.


20.5.17

Liga Colossal Las Rozas. El Cantizal 17.05.14

Ya me había castigado las patas suficiente la tarde anterior en La Jarosa, así que por la mañana me acerqué a Las Rozas para la primera carrera de la Liga Colossal con la idea de ir con cuidado. Bonito ambiente en El Cantizal y un recorrido subiendo y bajando por el camino de Perales. No éramos muchos para la carrera de 5 km, pero sí un buen plantel de veteranos: entre los 8 primeros de la carrera, 5 éramos mayores de 50 tacos. 
Salimos animados como aquí se puede ver:


y enseguida conectamos con el camino que sube desde el río Guadarrama hacia la Urbanización del Golf. Una zona bonita, remontando el arroyo, ajena a las urbanizaciones que se despliegan a ambos lados.
Un pequeño grupo se adelantó y yo acabé acoplándome en las primeras rampas en un segundo grupo heterogéneo con jóvenes, veteranos y la primera chica. Apretábamos bastante, pues entendíamos que no mucho después del km 2 daríamos la vuelta para bajar. Pero no. Aquello seguía y seguía sin señal alguna que indicara media vuelta. Pasados ya 3 km nos miramos todos, pues el camino se acababa. Tras unos segundos de desconcierto decidimos dar media vuelta.
Un poco tocados, en lo físico y en lo anímico, bajamos. Y llegando a la zona de meta nos indicaron una extensión más llana con otro km añadido. Total, más de 7 km acabamos corriendo.
Al principio cabreo, luego resignación, al final con humor. Llegué el 6º y me dieron una medalla de bronce como tercer veterano cincuentón. Y bueno, otro empujón en mi preparación, pues estoy empezando a entrenar bien. El próximo 11 de junio segundo capítulo de la liga.

19.5.17

IX Vuelta a la Jarosa 17.05.13

Esta carrera es una de mis preferidas. El valle de La Jarosa trepa desde el embalse hacia Cabeza Líjar (1824 m) entre arroyos y pinos. Desde mi casa al embalse hay 2 km, así que entreno por aquí con mucha frecuencia. En invierno la nieve, en primavera los torrentes del deshielo, en verano las sombras del bosque... siempre es un lugar bonito y tranquilo.
La carrera suele ser en sábado por la tarde, y mucha gente aprovecha para pasar el día en torno al embalse y la zona de merendero, así que el ambiente a la hora de correr es estupendo. Me encontré como es habitual con colegas de Majadahonda, El Espinar y especialmente Boadilla del Monte, que suelen venir en tropa, 
Aunque no estoy en buena forma empiezo a entrenar mejor después de bastante tiempo con achaques, así que venía con ganas de disputar la carrera, al menos en mi categoría. Desde la salida me situé detrás de Juan Manuel, quien parecía llevar la misma intención. Su ritmo en el llano me iba bien, y así fuimos bordeando el embalse en busca de las primeras rampas.
La primera subida es dura y brusca. Me cuesta seguir su trote corto y rápido, sobrepasando jovencitos. Más adelante la pendiente se suaviza y me pongo delante. El posterior tramo de asfalto se me hace durísimo ya llegando a la pradera. Algo tocado de fuerzas me lanzo para la larga y preciosa bajada cruzando arroyos, pisando peligrosa piedra suelta.
Juan Manuel, temerario, no tarda en adelantarme como una exhalación. Me cuesta muchísimo no perderle de vista; y así, apretando y concentrado, vamos perdiendo altura. Por suerte en el último tramo la pista se ensancha, el terreno es más regular y la pendiente se acaba. Aprieto el ritmo y apenas a 300 m de meta le alcanzo. Ataco con todo, me exprimo al máximo en la horrible cuesta final. Meta. 45 minutos. Parecido al año pasado, así que muy contento.


En la entrega de trofeos charlamos amistosamente, los dos lo hemos pasado muy bien con la motivación extra de la competición. Y hasta el año que viene...

11.5.17

X Run Castell Figueres 10 km 17.05.01

Una carrera especial. Desde que me enteré que existía (hace poco) estaba deseando correrla. Y apenas unos días antes, gracias a las ofertas que sacó renfe por el XXV aniversario del AVE, lo conseguí: dos días de visita a Figueres, la ciudad en la que viví desde los 6 hasta los 18 años. Ahí es nada. 
El ambiente en la ciudad, bullicioso. A las habituales hordas de visitantes del Museo Dalí había que sumar que era fiesta mayor. Y entre las múltiples actividades, la Cursa Popular Castell de San Ferran, organizada por el CAF, Club Atletisme Figueres. 
Este club empezó como una sección del Natación Figueras, donde yo nadaba. Me apunté a correr con otros amigos del insti, e hicimos la temporada invernal de cross en cadete y juvenil. Recuerdo por ejemplo el frío del amanecer viajando en una destartalada furgoneta a los distintos pueblos, Palamós, Sant Hilari, Torroella de Montgrí, Cassá de la Selva, Caldas de Malavella... 
Miguel Angel Rodríguez nos entrenaba, un buen atleta apenas una categoría mayor a la nuestra, al que le tocaba medirse en el cross con José Manuel Abascal, el cual ya entonces impresionaba verle correr. Un día nos lo encontramos (a Miguel Ángel) al salir al recreo del insti. Mi colega Indalecio Rodríguez y yo habíamos faltado al entrenamiento en el Parque Bosque la noche anterior, seguramente por el viento y el frío. Nos llevó a una calle adyacente y nos puso a hacer skipping cuesta arriba, el muy... Para colmo, ese día llevaba yo unas gruesas botas de cuero militares para ski de travesía, pesadísimas. Así le fui cogiendo el gusto a este deporte, jaja.
Volviendo al presente, el recorrido parecía ideado por mí para recorrer los lugares más entrañables de mi infancia: los pinares próximos a nuestra urbanización, la Montanyeta por la que salíamos al campo de excursión, los caminos que rodean la extensísima muralla del Castillo, los fosos del interior... ideal.
Supe adaptar mi ritmo a mi mediano estado de forma; corrí bien, adelantando en la primera parte y manteniendo en la segunda. Fue una experiencia muy bonita que disfruté en todo momento, con final en la pista de atletismo, una pista que se construyó a principios de los 80, poco después de abandonar yo la ciudad.


Contentísimo, pues, de haber podido venir a correr y disfrutar de esta carrera tan especial para mí. Y todavía me aguardaba una doble sorpresa. Gané el trofeo al mejor veterano mayor de 50 años y... recibí la copa de manos de mi antiguo compañero de clase en el insti, Francesc Cruanyes, menuda grata sorpresa nos llevamos los dos al reencontrarnos así.


14.4.17

5 km "De la Plage aux Pins" 17.04.09


Aprovechando el buen tiempo y unos días libres me he ido con Ilia a Vieux-Boucau-les-Bains, en Las Landas. Disfrutamos de las dunas del Atlántico, la playa de Arnaoutchot con el agua helada, las interminables vías ciclistas atravesando pinares y los 4 km de perímetro del lago de Port d´Albret, ideales para correr. 
El domingo temprano había carreras en un pueblo cercano, Moliets. Me apunté a la más corta y éramos solo 27 corredores. El recorrido muy majo y variado, con asfalto, pista, caminos y bosque. Una mezcla de ruta y cross. Salí en sexta posición y poco a poco progresé hasta el cuarto lugar. Como el tercero se me había ido, me dediqué a disfrutar, a ritmo fuerte pero sin forzar.


Un último comentario sobre comida. 
La pizza que comimos en La Pizzaiolette, deliciosa. Pero lo mejor del viaje, las paradas a comer. 
A la ida fue en el Asador Zubi Ondo de Zarautz. El menú 11€ y unos platos de alta cocina, sabrosísimos y de refinada elaboración. Presentación y atención excelente al aire libre junto al biotopo protegido de Iñurritza. Claro, que había trampa, ya conocía de antes el sitio.
Y a la vuelta paramos en Oñati a visitar a mi amiga Jaione. Comimos en el Restaurante Iturritxo, también el menú de 11€. Fenomenal las alubias rojas, la merluza en salsa verde o la tarta de manzana. 
Una relación calidad/precio muy superior a lo que veo por el centro peninsular.





13.4.17

Coherence (James Ward Byrkit, 2013)


Curiosa e intrigante película de ciencia ficción en un ambiente de diálogo teatral. A veces nos gustaría que la realidad hubiera discurrido de manera diferente. Desearíamos recuperar ese otro camino donde las cosas podrían haber sido de otro modo. Pues bien, aquí llega esa oportunidad y, por supuesto, la volvemos a fastidiar.

Querido detective (Jim McBride, 1986)


Volví a disfrutar y a reir con esta peli que tanto me gustó allá en 1986 cuando la pusieron en un festival de cine en Madrid. Desde entonces no he dejado de escuchar la banda sonora, repleta de música mestiza de New Orleans. Y también de vez en cuando la vuelvo a ver, pues me sigue resultando tan fresca como el primer día.
Como comentario, nada refleja mejor lo que pienso de ella que lo escrito por Pablo García Márquez.

Siete vidas (John Grisham, 2009)


Siete historias ambientadas en Ford County, Mississippi. Originales, interesantes, entretenidas, bien escritas, todo lo que se puede pedir a un best seller. Un libro ameno y recomendable.

La La Land (Damien Chazelle, 2016)


Hará ya mes y medio que la vi y no puedo decir que haya dejado en mí ninguna huella. Una peli prescindible, con un sugerente arranque que va perdiendo fuerza e interés con los minutos. Un tema musical pegadizo que pronto pasará al olvido. Desde luego, los americanos son unos maestros del entretenimiento: muchos medios, grandes profesionales, solventes películas y... poco cine, al menos en este caso.

12.3.17

Trail del cocido (Valdemorillo 2017.03.12)

Aupaaaa.... de nuevo correteando por los caminos. Ya tenía ganas de volver a sentirme corredor, así que me dejé embaucar fácilmente por mi colega Swede y me acerqué esta mañana soleada de invierno a Valdemorillo. Trail de 23 km y 450 m de desnivel, o sea, bajo nivel de dureza. Pero la dureza es relativa, depende mucho de cada uno.
Salí tranquilito a disfrutar. Los caminos van en continua bajada dirección Villanueva de la Cañada, así que lo duro se queda para el final. Lo más bonito, a parte del buen ambiente correril, los tramos más estrechos de monte bajo. Lo menos interesante, las anchas vías pecuarias en la zona de Villanueva.
Esperaba llegar con fuerzas a la última parte, pero no fue así. Al poco de empezar las larguísimas cuestas me fui apagando, anduve más de la cuenta, el ritmo se desplomó, las bambas molestaban y no veía nunca el final.
Llegué bien, pero creo que algo deshidratado, apenas bebí un vaso de agua por el camino y me tiré un buen rato en meta dándole al gatorade y a la fruta. Contento sin embargo de no sentir la pierna resentida, a ver si así cojo más confianza para ir entrenando más y mejor, el fantasma de las lesiones sigue instalado en mi cabeza.
Tardé casi dos horas, que era justo lo esperado. El sueco quedó segundo y Sergio primero, excelente vuelta al campo tras su reciente maratón de Sevilla. Entre el plato de cocido que repartían y la entrega de trofeos pasamos un ratito en buena compañía y bonita mañana aprovechada. A ver si esto sigue así.